Merluzas a la Montecarlo

Ordenando cosas de mis padres, he encontrado un «libro» de recetas que mi madre mecanografió alrededor de 1963 como parte de su Servicio Social de la Mujer cuando tenía 27 años.

Dicho servicio era de obligado cumplimiento para las mujeres durante la dictadura franquista y en el se enseñaba a coser, cocinar y mantener la casa a punto para servir al marido y cuidar de los niños.

Estaba gestionado por la Sección Femenina de la Falange Española y se estima que alrededor del 90% de todas las mujeres entre 1940 y 1975 lo realizaron.

En la fotografía que adjunto, la receta de «Merluzas a la Montecarlo» se aprecia el sello de «Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S, Sección Femenina, de Barcelona – Distrito XI». También es llamativo el esmero con el que mi madre recortó las verduritas de no se donde y las pegó a la receta.

Hace apenas unos meses, el Tribunal Supremo ha dictaminado que puede computar para la jubilación anticipada.

Yolanda Sampietro Ventosa

El 23 de marzo de 1967 nació mi hermana Yolanda Sampietro Ventosa que murió cuando tenía 2 años y 11 meses, el 22 de febrero de 1970 (yo nací el 13 de diciembre de ese año).

No ha sido hasta hace unos meses que encontré el informe médico que explica con todo detalle las causas de su muerte y la evolución desde que llegó al hospital hasta que falleció.

Informe médico del fallecimiento de Yolanda Sampietro Ventosa (pulsar en la imagen para ampliar)

Aunque la causa última de su muerte fue una infección en el cerebro, esta vino producida por diversas intervenciones para eliminarle un tumor que tenía. Muy probablemente, hoy en día y con los avances médicos que existen, se hubiera podido salvar su vida.

Esquela de Yolanda Sampietro Ventosa

En la esquela que fue distribuida el día de su entierro su nombre aparece en la versión catalana, Violant, en vez de su original Yolanda. Lo que ya no creo que sepa nunca es si mis padres la llamaban como Violant o como Yolanda.

El rescate de mi abuelo

El 18 de abril de 1922, mi bisabuelo materno recibió un telegrama del Rey de España en el que se le informaba que su hijo, Lorenzo Ventosa, había sido finalmente rescatado del «enemigo» en Marruecos. En paralelo a ese documento, hoy mismo he descubierto que también apareció una pequeña noticia en la Vanguardia tres días antes, el 15 de abril de 1922.

Por aquel entonces, mi abuelo vivía en Castellet i la Gornal, en el número 7 de la calle Roselló, y es donde recibió la noticia su padre.

El Libro de Familia de mis padres

Acabo de escanear el Libro de Familia de mis padres de 1966 y aunque hay muchas cosas curiosas en el, la más peculiar, por llamarlo de alguna forma, es el hecho de que el libro pertenecía al cabeza de familia que obviamente era el hombre.

El libro fue entregado a mi padre el 14 de mayo de 1966, día en el que se casaron, y en el constan todos sus hijos (3), los fallecidos (1) y los que se cambiaron el nombre (1).

Además, y aunque está en blanco, también hay espacio para añadir el lugar actual de trabajo de los cónyuges, información de la seguridad social y un apartado especial de «declaraciones juradas».

Carta de María Fillat Costa

Encontré hace unos días en casa de mis padres una carta enviada en 1944 a mi madre, María Luisa Ventosa Fillat, de su tía María Fillat Costa que vivía en La Puebla de Roda (Huesca).

En julio de 1944, mi madre tenía solo 9 años y vivía en la calle Panamá, número 12 de Barcelona, aunque el número actual se corresponde con el 20-22. En el remitente se especifica la «dirección» de María con un escueto «Rte. Huesca Graus La Puebla de Roda María Fillat». Imagino que el cartero debía conocer a todos los vecinos del pueblo (en 1900 vivían unas 50 personas).

Es interesante observar el matasellos del sobre con la inscripción «FRANCO FRANCO FRANCO – ARRIBA ESPAÑA» y es que el fin de la guerra civil estaba aun muy cerca y no era cuestión de desperdiciar ninguna oportunidad para hacer un poco de publicidad.

La grafía es bastante mejorable, tanto, que resulta muy complicado entender la carta. Incluso el apellido de mi madre contiene faltas ortográficas (Bentosa por Ventosa).

Las Campanas de Roda de Isábena

La Catedral de Roda de Isábena, en la provincia de Huesca, es de orígenes remotos y ya en el año 957 se nombra en una donación de los Condes de Pallars y Ribagorza.

Desde entonces ha sufrido diferentes reconstrucciones y quizás una de las más importantes es la que se realizó en 1800 después de que en 1791 se derrumbase la torre destruyendo las campanas que contenía.

Repasando las anotaciones que se hicieron de esa rehabilitación y que se puedan consultar en esta interesante publicación de la Diputación de Huesca, aparece mencionado un herrero llamado Vicente Fillat de la Puebla de Roda que se encargo de ayudar en la fabricación de las nuevas campanas.

El hecho es que mi abuela materna nació en esa población y que su padre y su abuelo fueron herreros igual que sus hermanos, e hijos, los cuales mantuvieron abierta la herrería hasta hace poco años. De hecho en casa los conocíamos como los «del ferrero» (pese a estar en Aragón, el idioma habitual era catalán).

Mi tatarabuelo Joaquín Fillat, nació en La Puebla de Roda y murió en el mismo pueblo el 25 de marzo de 1857 por lo que muy probablemente su padre (o abuelo) fue este tal Vicente Fillat que participó en la construcción de las campanas de la catedral de Roda.

Tricampeón en Roquetas de Mar

Ordenando papeles en casa de mi padre, esta tarde nos hemos topado con 3 diplomas de campeón que consiguió en sus vacaciones con el Imserso en Roquetas de Mar en 1999.

Campeonato de Ajedrez
Campeonato de Ajedrez
Campeonato de Cartas
Campeonato de Cartas
Campeonato de Dominó
Campeonato de Dominó

Lo más interesante del asunto es que las tres competiciones en las que quedó en primera posición son de disciplinas diferentes: ajedrez, cartas y dominó.

Yo creo que mi padre y yo estábamos bastante alineados en eso de que lo importante no es participar sino ganar.

El análisis de mi ADN

Hace un par de meses ordené un análisis de ADN en My Heritage y esta semana he recibido los resultados que francamente han sido un poco decepcionantes.

El análisis de mi ADN

Una de mis teorías explicaba que mis raíces judías podían justificar que fuera a partir del siglo XIV cuando comenzaba a aparecer el apellido Sampietro como consecuencia de la persecución étnica en España y el cambio de apellido de los conversos donde era común ponerse nombres de santos.

Algunos familiares franceses tenían otra teoría acerca del nacimiento del apellido consistente en los orígenes asiáticos, concretamente en Mongolia, y de como se movió a Italia.

Al final, nada de nada. Mis orígenes son una mezcla compuesta mayormente de ADN ibérico (60%), europeo del oeste (26%) e italiano (13%), muy en línea con la historia de la península, la influencia romana y posteriormente la visigoda.

Las vitolas del 14 de Mayo de 1966

El otro día rescate una bolsita con las vitolas de los puros que regalaron en la boda de mis padres que se casaron el 14 de mayo de 1966.

La vitola del día en que se casaron mis padres
La vitola del día en que se casaron mis padres

La verdad es que no tengo muy claro que tipo de puros se regalaron ese día pero lo curioso es que los compraron por separado y luego, imagino, se dedicaron a pegarles la vitola a mano.

Buscando un poco sobre vitolas, he dado con esta interesante página que tiene una buena muestra de ellas.

La Pobla de Roda en 1920

Por culpa de gastrointeritis varias, este fin de semana hemos tenido que cancelar nuestro viaje a la Pobla de Roda, en la provincia de huesca, de donde era originaria mi abuela materna.

Entre los muchos objetivos que perseguíamos, uno de ellos era identificar la casa que aparece en esta fotografía de los años 20 en la que está mi abuela (la cuarta por la izquierda) y parte de su familia.

La Pobla de Roda en 1920
La Pobla de Roda en 1920

Y puestos en faena y utilizando Google Maps he conseguido dar con ella: es el número 36 de la calle mayor, justo delante de la iglesia y data del siglo XVIII o XIX. La casa se llama «Casa Farreras» y casi con toda seguridad estaba habitada por 3 hermanos, «los del Herrero», que eran familia mía.

Casa Ferreras en la Pobla de Roda
Casa Ferreras en la Pobla de Roda

En 100 años, la casa ha cambiado un poco y se han modificado algunas ventanas y puertas pero es fácilmente identificable de igual forma.

También he encontrado una reseña a dicha casa en el Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés.