En La Pobla de Roda, 100 años después

Cien años después de que mi abuela Mercedes Fillat Costa hiciera esta fotografía, hemos vuelto al mismo sitio, en La Pobla de Roda (Huesca), para intentar hacer una similar.

La Pobla de Roda en 1920
La Pobla de Roda en 1920

La verdad, es que la casa no ha cambiado demasiado y son totalmente identificables todos los detalles de las ventanas y puerta un siglo después.

La Pobla de Roda en 2022

Puedes pinchar en las imágenes para hacer zoom y deleitarse con los detalles de la fotografía que hicimos el fin de semana pasado.

Pol y Blanca en Sampietro

El 23 de agosto de 2022, Pol (4 años) y Blanca (2 años) entraron en el abandonado pueblo de Sampietro marcando un hito histórico en su existencia.

Blanca y Pol con Sampietro al fondo

Para llegar es necesario transitar por una pista forestal durante unos 45 minutos con un coche alto y mejor si es 4×4, especialmente si ha llovido. Hay tramos de la pista que están un poco mal con muchas piedras altas y agujeros aunque no son más que 2 o 3 kms.

Después hay que caminar entre 30 minutos y una hora dependiendo del ritmo aunque en nuestro caso tardamos unos 70 minutos con varias paradas para beber agua y ver bichos y piedras.

La legendaria entrada de Pol y Blanca a Sampietro por primera vez en su vida

El pueblo está abandonado desde hace 400 o 500 años y desde entonces ha sido utilizado esporádicamente como refugio de pastores aunque se pueden ver algunas casas modernas de finales del siglo XIX de las que desconozco su objetivo.

La Jirafa Tristafa

Está estos días Pol en el colegio «estudiando» las emociones personales, como identificarlas y como expresarlas y calmarlas.

La Jirafa Tristafa

Esta semana ha estado dedicada a la tristeza y para ello han hecho uso de la Jirafa Tristafa, que siempre anda un poco triste por la vida: «Soy la Jirafa Tristafa. ¿Cómo me siento?, ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?».

La presentación de Blanca

Hoy mi madre hubiera cumplido 87 años pero ya hace más de 7 años que se fue.

Para recordarla, esta mañana hemos estado Pol, Blanca y yo en el Cementerio de Sant Andreu donde descansan mi padre, mi madre, mi hermana y algunos abuelos. Uno de los objetivos era presentar a Blanca porque no la conocían aun después de 2 años.

Blanca y Pol debajo del nicho de mis padres

Mis padres, como viene siendo habitual en estos últimos años, han estado un poco tímidos y no han hablado demasiado.