Mina Juanita en Barcelona

Hacía tiempo que quería visitar la Mina Juanita, junto a la Carretera de les Aigües en Barcelona, y hoy ha sido el día. Hemos ido a las 6 de la tarde con Pol y Blanca y hemos aparcado el coche en el Carrer de la Font del Lleó y desde ahí, hemos subido andando hasta la Carretera de les Aigües.

Una vez en la Carretera de les Aigües tienes que ir hacia la derecha en dirección al sur (hacia el Aeropuerto) y a unos 5 minutos torcer a la derecha para encarar una subida un poco complicada (aunque no mucho porque Pol y Blanca han conseguido hacerla) hasta llegar a la entrada de la mina.

La mina comenzó a explotarse en el siglo XVIII y estuvo en funcionamiento hasta 1934. De ella se extraían sufuros de zinc y plomo, esfalerita y galena.

El primer concierto de Pol

Ayer sábado, Pol dió su primer concierto de piano. Ha sido en el Centre Cívic Can Deu de Barcelona organizado por Escoles Farré donde va a clases de música los lunes por la tarde.

Tríptico con la agenda de la jornada musical

Pol ha actuado en cuarto lugar y lo ha hecho excelentemente bien sin ningún tipo de miedo escénico.

Pol a los mandos del piano de cola en su primer concierto en Barcelona

La sala del concierto, abarrotada, tuvo que colgar el «sold out» con más de 60 personas aplaudiendo a Pol después de su magistral actuación.

Una Cuprinellus Curtus en casa

Estas últimas semanas nos estamos dedicando a comer frutas y verduras y a extraer las simientes para luego sembrarlas en vasos de yogur. La tarea es más divertida de lo que parece, especialmente para Pol y Blanca.

Y ayer, de golpe, apareció de la nada una pequeña y delicada seta en uno de los vasos que alcanzó los 15mm en menos de 8 horas desde que nació. Estoy realmente asombrado.

El hongo es muy frágil y casi transparente en su sombrero aunque expone airoso su atractiva silueta (por favor, haced zoom) en un solitario espacio, donde ni siquiera ha aparecido aun ninguna planta después de casi dos semanas de sembrar un albericoque.

Coprinellus Curtus en Barcelona

Después de buscarlo en Google, creo que se trata de una Coprinellus Curtus de vida muy efímera. Tanto que tres horas después de tomar la foto se secó y prácticamente desapareció. Afortunadamente, ahora perdurará para siempre en su fotografía.

Medidor de distancia laser para Lego

Pol y yo estamos construyendo un ascensor con Lego y pretendemos ponerle una botonera y que vaya al piso que pulsemos. La tarea no es tan fácil como parece porque vamos a utilizar un Arduino y necesitaremos una unidad de potencia para controlar el motor (un puente dual H L298N), la botonera y un medidor de distancia para saber donde está el ascensor en cada momento.

Podíamos haberlo hecho con sensores en cada piso pero entonces el cableado iba a ser un infierno así que pensamos que un medidor de distancia podría funcionar bien. Nos decantamos por un medidor laser porque el ángulo de salida es más estrecho y así nos evitamos los rebotes típicos en los medidores por ultrasonidos.

Al final, el escogido ha sido el VL53LXX-V2 (llamado «time-of-flight» porque calcula el tiempo de ida y vuelta del haz laser), que incorpora un diminuto emisor y receptor laser con un ángulo de salida de unos 25º. Si lo compras, vas a tener que soldar los terminales tú mismo lo cual no es mayor problema. En mi caso, me llevo un poco de tiempo porque las puntas son muy pequeñas y mi soldador un poco antiguo (25 años al menos).

Medidor Laser Time-of-Flight VL53LXX-V2

Para engancharlo a las piezas de lego, no me compliqué mucho la vida y lo pegué por la parte de los terminales y cable con celo a un doble bloque 4×4.

VL53LXX-V2 para Lego y Arduino

El esquema de conexión es sencillo:

ArduinoVL53LXX-V2
5VVIN (blanco)
GNDGND (lila)
SCLSCL (azul)
SDASDA (verde)

El siguiente paso ha sido preparar el sketch para nuestro Arduino One Rev4. En nuestro caso, para probarlo, hemos enviado la lectura de la distancia al serial monitor. Hemos utilizado la librería «Adafruit_VL53L0X» en la versión 1.2.4.

const int EchoPin = 5;
const int TriggerPin = 6;

void setup() {
  Serial.begin(9600);
  pinMode(TriggerPin, OUTPUT);
  pinMode(EchoPin, INPUT);
}

void loop() {
  int cm = ping(TriggerPin, EchoPin);
  Serial.print("Distancia: ");
  Serial.println(cm);
  delay(1000);
}

int ping(int TriggerPin, int EchoPin) {
  long duration, distanceCm;
  
  digitalWrite(TriggerPin, LOW); 
  delayMicroseconds(4);
  digitalWrite(TriggerPin, HIGH);
  delayMicroseconds(10);
  digitalWrite(TriggerPin, LOW);
  
  duration = pulseIn(EchoPin, HIGH);
  
  distanceCm = duration * 10 / 292/ 2;   //convertimos la distancia a cms
  return distanceCm;
}

El funcionamiento final es impecable. Me ha sorprendido la fiabilidad y precisión que ofrece en la medida de la distancia. Pese a todo, una vez montado dentro del ascensor, pierde un poco de exactitud en la planta baja porque el ángulo se extiende mucho y debe tener algún rebote inesperado, pero nada que al final no se pueda arreglar con una tabla ajustada manualmente.

Ascensor con Lego

Pol, Blanca y yo estuvimos el fin de semana pasado construyendo un ascensor con Lego. Obviamente, la mayor complejidad estaba en el mecanismo eléctrico para mover el ascensor entre las distintas plantas y más concretamente para hacerlo bajar.

En el diseño inicial, pusimos la caja del ascensor dentro de un armazón pero la fricción por sus cuatro lados hacía que el motor lo hiciera subir pero no bajar. Para solventarlo, montamos una nueva columna de pisos donde solamente había rozamiento en dos puntos que equivalían al 5% de todo el perímetro de la caja del ascensor. Y funcionó!.

Ascensor eléctrico hecho con Lego

El siguiente pasó será añadirle los botones de los pisos y algún sistema electrónico para poder controlar que el motor se detenga en cada una de las plantas al pulsarlos. Quizás un buen momento para comenzar con un Arduino.

Sexto Soneto de Pascua

Como todos los años, mi hermano procedió el pasado lunes de Pascua a la lectura del habitual Soneto para mi hijo Pol en su calidad de Padrino.

SISÈ SONET DE PASQUA

Ja tens una edat en que comences,
Potser ara, a dir coses amb sentit,
A semblar que ets gran i tens savieses,
Però jo crec que no, que encara ets petit.

Tens l’edat de la imitació i el joc,
I ara mateix tot sembla mentida.
I fent broma, posaràs la mà al foc,
I aniràs brut corrent cap a la crida.

Ara observarem com menges la mona
Aquest gran ou de xocolata blanca;
Fruirem veient com el teu cos s’hi abraona

I com les mans amb el dolç entrebanquen.
Ni veritats , ni neteges, ni neurones.
Volem desastres, sis anys sobre unes anques!

Xavi, el Padrí, a 1 d’Abril de 2024.

En una nota final, mi hermano pedía disculpas a Pol por las incorrecciones métricas: «Nota final: estimat Pol, disculpa les incorreccions mètriques i les llicències que en aquest sonet m’he vist obligat a realitzar. Intentaré millorar els propers anys.«.

Pol y Blanca continúan creciendo

Como era de esperar, Pol y Blanca continúan creciendo y en cuatro meses ya tendrán 6 y 4 años respectivamente.

Pol y Blanca haciendo el canelón

Son super bromistas y se lo pasan pipa juntos haciendo travesuras. Ya hablan perfectamente catalán y castellano e incluso algo de inglés. La mayor habilidad de Pol se centra en las palabras, números, horas y mapas mientras que Blanca es una experta en comer y en construir cosas con sus piezas de colores.

La «Casa Pol i Blanca»

Uno de los deseos más antiguos que tenía en mi Lista de Deseos se ha hecho realidad por fin.

Fue en 2005 cuando decidí que tenía que tener una casa o piso en Margudgued, Boltaña o Ainsa y después de varios intentos con terrenos, arquitectos y promotores, la solución más efectiva ha sido la más sencilla: comprarme algo ya construído. Y así ha sido.

El 23 de junio, mi hermano y yo nos compramos un duplex en Boltaña para que la saga de los Sampietro pueda continuar donde comenzó hace ya muchos siglos. Pol y Blanca la han bautizado como «Casa Pol i Blanca» (ya se que es un poco egocéntrico por su parte pero considerando sus 5 y 3 años que tienen, lo puedo aceptar).

Cielo estrellado en Boltaña desde la «Casa Pol i Blanca» – Clica en la imagen para hacer zoom

Para los que no conocen la zona del Sobrarbe aragonés, diré que entre sus muchas peculiaridades que vale la pena descubrir destaca su cielo estrellado sin contaminación lumínica. No intentes hacer la foto de arriba en Barcelona porque no podrás.