Cosas que Tiré: La base de la Palm

Hace 4 o 5 años me compré mi primera PDA. Era una Palm 500 en blanco y negro que funcionó perfectamente hasta que dejó de hacerlo. Entonces me pasé a una iPaq de HP con lo que se me quedó huérfana la base de carga de la Palm. Después de un par de años por aquí dando vueltas, hoy la he tirado a la basura.

Las Fotos del Transiberiano

Finalmente pude hacer el viaje de mis sueños: en tren desde Pekín hasta Moscú, pasando por Mongolia y Siberia.

En total fueron más de 3 semanas y tuvimos la oportunidad de hacer muchas, muchas fotos. A continuación tenemos una pequeña muestra de las mejores.

IMG_5303 IMG_5669 IMG_5686 IMG_5841 IMG_5853

El Nacimiento de Casa Gila

Un hermano de casa Zazurca se casó con una de las chicas de Casa Gil de Sieste. Tras el enlace, los Zazurca les regalaron a la nueva pareja un terreno entre Casa Zazurca y la iglesia, donde construyeron la primera Casa “Gila”. El pueblo bautizó con dicho nombre a la nueva casa por el hecho de que fuera una chica de Casa Gil la que venía a habitar la casa: “Gil – a”.

Casa Zazurca, Casa Sampietro y Casa Rufas

La que es hoy en día Casa Sampietro en Margudgued, era llamada Casa Zazurca cuando se inicia esta historia y era habitada por dos hombres (padre e hijo) de la familia Zazurca (sin mujeres): “Tio Vicente” (padre) y “Vicentico” (hijo).Por otro lado, los padres de Joaquina Betato trabajaban como molineros en Villa Carmen (el “Sanatorio”). El padre era de Samper y tenía 6 hijas. Todo fue bien hasta que el padre murió y los propietarios de Villa Carmen decidieron despedir a las mujeres. Fue entonces cuando los dos hombres de Casa Zazurca decidieron acoger a las mujeres para que les sirvieran como asistencia para las tareas de la casa.

Cuando murieron los dos hombres Zazurca, Joaquina Betato (una de las 6 hijas) se casó con Antonio Sampietro Coscujuela de Casa Rufas y como que Casa Zazurca no les pertenecía se publicó un bando en la iglesia del pueblo informando del enlace matrimonial y reclamando heredar la casa. Dos familias de Casa Zazurca aparecieron; una de Abizanda y otra de La Valle de Sieste (Casa Sarrablo) y ambas otorgaron los permisos suficientes para que Casa Zazurca pasase a propiedad de los Sampietro.

Casa Zazurca empezó a llamarse simultáneamente “Casa Molinero” por el hecho de que las mujeres provenían del molino de Villa Carmen y “Casa Cestero” dado que esta era la profesión de Antonio Sampietro Coscujuela.

El apellido Sampietro en Margudgued proviene de Casa Rufas (ver fotografía), una vez la primera casa del pueblo según se llegaba. Antonio Sampietro Coscujuela provenía de esta casa.

Margudgued

Casa Rufas

Los Orígenes de Margudgued

Son inciertos los orígenes de Margudgued. La primera referencia al pueblo data del año 1237 en el que sus tierras pertenecían a un tal R. de Urgel de Malburget (Ledesma, La encomienda de Zaragoza, p.303, nº 130).Pocas son igualmente las referencias a su historia, siendo las más significativas las que a continuación se detallan:

  • 1237. Primera referencia con el nombre “Malburget”.
  • 1495. “Malgudgued” cuenta con 4 fuegos o familias y es sobrecullida de Ainsa.
  • 1543. Se mantiene en 4 fuegos.
  • 1571. Hasta este año, el pueblo pertenecía al arcedianato de Sobrarbe, dentro del obispado de Huesca. A partir de ese momento pasa a depender del de Barbastro.
  • 1609. Vuelve a aparecer con un nuevo nombre, esta vez “Malgurgued” con una población de 2 fuegos.
  • 1646. Denominado “Malburgued” pertenece a la vereda de Jaca y vuelve a contar con 4 fuegos.
  • 1785. Se convierte en aldea, al no sobrepasar los 50 habitantes.
  • 1857. Encontramos una de sus denominaciones actuales: “Margurgued”, contando con 46 habitantes y siendo una aldea del término de Boltaña. Posteriormente pasará a depender del Ayuntamiento de Sieste.
  • 1970. Su población es de 51 habitantes.
  • 2005. En la actualidad cuenta con las denominaciones Margudgued y Margurgued y pertenece a Boltaña.

El Minarete de Jam

En los siglos XII y XIII del anterior milenio, eran los Ghurida quienes gobernaban en lo que hoy es el país de Afghanistan y algunos territorios del norte de la India. La capital era Firuzkuh. Y allí, en Firuzkuh, se construyó en 1194 lo que hoy es toda una joya de la creación humana.

Minarete de Jam
Minarete de Jam

Los Ghurida procedían del reino independiente de Ghor, hoy reducido en sus territorios y que da nombre a una provincia afghana. Era un reino de pequeñas dimensiones que Mahmod, el sultán de la dinastía Ghaznavi de otro país próximo lo logró conquistar sobre el año 1002. Ciento cincuenta años después, el turco Ghiyas Muhammad de Ghor -nombre original : Ghiyas ud-Din – (muchos habitantes habían emigrado tras la conquista) arrebató el poder en la región afghana. Era 1186. Los territorios de la India los fue ganando poco a poco, hasta que lo logró por completo en 1192, en la batalla de Tameswar.

Minarete de Jam
Minarete de Jam

Ghiyas ud-Din y su familia se mantuvieron en el poder hasta 1206, año en el que fue asesinado y creado por parte de sus lugartenientes el sultanato górida de Dheli, que declaró la guerra santa al hinduismo (los góridas eran musulmanes). Esta dinastía permaneció hasta el año, aproximadamente, de 1220, en el que los mongoles hicieron su incursión en sus tierras para hacerlos caer.

Es por tanto indudable que la época en la que los Góridas reinaron es artísticamente hablando la última en lo que se refiere a edad de oro del arte islámico en la región. Maestros de la decoración a base de ladrillos y de una técnica sorprendentemente buena que hoy día nos ha llegado impecablemente conservada en estas obras de la que estamos hablando, merecen pasar por tanto a la historia del arte.

El Minarete, de 65 metros de altura y 9 metros de base y hecho en ladrillo, es el elemento que más y mejor nos habla de ello. Lo construyeron, como se ha dicho, en el año 1194, a 1900 metros por encima del nivel del mar y -lo más remarcable- entre montañas que llegan a alcanzar los 2400 metros de altura y que servían a los antiguos habitantes de la región de Jam como poderosas murallas naturales.

Se construyó para conmemorar una victoria. Por eso está tan ricamente ornamentado y es tan majestuoso. En efecto, en 1192 los Góridas habían ganado y anexionado Delhi, que estaba en manos de los Ghaznavi. Al minarete, construido para el propio Ghiyas ud-Din, se le puso el nombre de Torre de la Victoria.

Minarete de Jam
Minarete de Jam

Alrededor de este minarete estaba Jam, la residencia de verano de los mandatarios guridas y una base militar. Todo fue destruido en la invasión mongola apenas veinte años después. Pero nos quedan el minarete y los restos arqueológicos -entre los que se encuentran muchos restos judíos, como por ejemplo un cementerio- que dan muestras de cómo habría sido aquella civilización.

Gravemente amenazado por la erosión constante y el riesgo de inundaciones que vienen debido a la existencia de ríos demasiado próximos; gravemente atada la zona a un estricto régimen de propiedad que no ha permitido jamás hasta 2002 ninguna excavación o proyecto arqueológico.

El descubrimiento de este extraordinario monumento ocurrió bastante recientemente y la primera mención oficial de su existencia es de mayo de 1944, cuando Ahmed Ali Koazad, presidente de la Sociedad de Historia Afghana relató una conversación que había tenido con el governador de Herat en el que se hablaba del Minarete de Jam y de que había sido descubierto y fotografiado en 1943.

Después de 1944, el minarete volvió nuevamente a perderse y aunque varias expediciones intentaron encontrarlo, debido a la extensión y abrupto del terreno no fue hasta el 19 de Agosto de 1957 que el arqueólogo francés André Maricq lo redescubrió, estudió y fotografió.

La Antigua Ubicación de Margudgued

Los lugareños cuentan que Margudgued, en tiempos remotos, estaba ubicado en un sitio distinto al actual. Ese lugar, insisten, se encuentra subiendo por la carretera a Guaso, a la izquierda de la curva que deja el valle del barranco de Sieste y donde en la actualidad existe una granja. Antes de la construcción de la dicha granja se podían apreciar grandes montones de piedras de las que se decía habían pertenecido a las antiguas viviendas del núcleo.

En la fotografía siguiente se muestra el tramo de la carretera por donde se cree estaba ubicado el pueblo en la antigüedad.

viejomargu2.jpg

Hoy en día Margudgued se encuentra situado a una altura de 560 metros sobre el nivel del mar en el margen derecho del Rio Ara (en dirección a la corriente) entre Boltaña y Ainsa.

La Aparición de Calaveras

Hacia 1920, Antonio Sampietro Betato reportó que mientras construían la carretera de Margudgued a Guaso, fueron hallados varios cadáveres que tenían unos clavos en la cabeza que les entraban por la frente y les salían por la nuca.Se comenta que dichos cadáveres fueron enrunados en el momento de hacer la carretera y cayeron hacia el lado del río (Barranco de Sieste).

El lugar donde fueron encontrados los cuerpos se encuentra justo en la última curva desde la que se ve el barranco de Sieste subiendo hacia Guaso. Ese lugar está a pocos metros de donde se cree se encontraba antiguamente el pueblo de Margudgued.

Una de las teorías más arraigadas explica que esta forma de enterramiento es un rito funerario ligado a comunidades judías durante la edad media en España y que perduró hasta el siglo XIII.

Dichas comunidades se distribuyeron desde el inicio de nuestra era hasta el siglo XV, cuando fueron expulsados de España por orden de los Reyes Católicos.

Información adicional relacionada con la práctica de enterramiento ligada a clavos

La práctica del clavo o clavos en las tumbas estuvo muy generalizada en España, al parecer en relación con los cementerios judíos.

Se han estudiado cementerios judíos como los fossares de Deza (Soria), Segovia, Calatayud, Teruel, Lérida, Montjuich, Barcelona, Pedregal y Córdoba. Todos ellos poseen lápidas con inscripciones hebraicas, escaso ajuar consistente en anillos con el nombre Jehová y clavos.

En 1918 el Marqués de Cerralbo (CERRALBO, 19l8) cuenta que: “En Luzaga (Guadalajara) encontró dos esqueletos a los que contorneaban la cabeza y otras partes del cuerpo, grandes clavos de hierro, pero la singularidad consiste en que cada pie se halla atravesado por otro clavo mayor, que pretendía sin duda sujetarle a la tierra, de cuya novedad arqueológica obtuve fotografías”.

En Aguilar de Anguita exploró CERRALBO una necrópolis por inhumación en que los esqueletos se hallaban atravesados en diferentes partes por clavos, añadiendo la singularidad de que las plantas de los pies estaban todas ellas claveteadas por tachuelas de hierro.

En la necrópolis post-hallstática de Montuenga (Soria) encontró el mismo autor varios esqueletos con el cráneo atravesado por un clavo.

En 1883 ANDRES DE LA PASTORA (LA PASTORA, 1883) excavó en El Pedregal de Guadalajara por informes que recibió de ciertos hallazgos fortuitos y encontró una serie de esqueletos con la cabeza mirando a Oriente, los brazos adosados a lo largo del cuerpo y entre los huesos gran cantidad de clavos que parecían haber estado hundidos en las partes blandas y carnosas del difunto, doblados en algunos casos en forma de asta. Y dice que: “Lo más singular de todo es que en este enterramiento pavoroso, aparecen en su mayor parte los cráneos penetrados perpendicularmente por un largo clavo que debió atravesar toda la masa cerebral de los allí sepultados”.

En otra sepultura yacían tres cráneos boca abajo con su correspondiente clavo cada uno, pero separados de sus troncos unos 50 o más centímetros, tal vez arrojados a una fosa común después de transportarlos de otro lugar. Cree el autor que esta práctica del clavo en el cráneo fue de uso general, si no en toda la Península Ibérica, al menos en territorio de Castilla la Nueva. Vamos viendo que no es así exactamente.

Menciona el dato que hemos comprobado en el Tomo 3º, folio 225, de las Memorias de la Real Academia de la Historia, en que se da noticia del hallazgo por los Hermanos Zamora, en la Mancha Alta, de 10 cadáveres con cráneos perforados por clavos.

El historiador de Osma, Señor Loperráez cuenta el hallazgo de un sepulcro con un esqueleto cuyo cráneo estaba empedrado de clavos del tamaño de tachuelas.

En la ciudad de Sigüenza, el año 1826 se descubrió un cementerio llamado “Osario de los judíos” con gran número de esqueletos en sepulcros separados, con el cráneo empedrado de pequeños clavos y penetradas las tibias en toda su longitud, así como fémures y huesos de ambos brazos por clavos. Este era el enterramiento llamado de “La Cuesta de Huesario”.

En la villa de Medinaceli, en el término de Ben-Alcalde, se descubrió un gran número de sepulturas, cada una con un esqueleto cuyo cráneo aparecía atravesado por sendas escarpias, introducidas no perpendicularmente como en los cráneos de El Pedregal y Sigüenza, sino en dirección horizontal, uno desde la frente y los otros de temporal a temporal.

Todo parece indicar que España debió pasar por una época en la cual debió de estar bastante extendida y generalizada la costumbre de “clavar” a los cadáveres, especialmente en el cráneo “sin que ni la Historia ni la tradición nos hayan dejado rastro alguno ni la menor luz para poder vislumbrar el origen de tan rara como repugnante costumbre”, dice LA PASTORA.

Cree este mismo autor que entre judíos hubo una práctica secreta o pública de sepultar de aquella manera ciertos cadáveres en la época en que vivían como los demás españoles, aunque gobernándose por su legislación particular. Recordemos que los judíos fueron expulsados de España por el edicto de 3l de marzo de 1492.

En 1896, la Real Academia de la Historia envió al Dr. OLORIZ, a su Laboratorio Antropológico de la Facultad de Medicina de Madrid, un cráneo procedente de Itálica atravesado por un clavo. El Dr. OLORIZ lo limpió, lo restauró y lo remitió con un oficio a la Academia el 23 de septiembre de 1896.

Se puso en contacto con los arqueólogos Manuel Ariza, Juan Fernández López y el Sr. Campos. Hizo un viaje expresamente a Itálica para ver la sepultura y para que abriesen otra en su presencia.

D. Antonio Ariza, en sus excavaciones de 1861 en unas sepulturas cerca de Alcantarilla, vió que uno de los esqueletos estaba en decúbito supino y con las manos en el vientre, atravesadas ambas por un clavo y además tenía restos de plomo derretido sobre el frontal y en los lados hasta penetrar en los oídos. Algunos de los cráneos exhumados entonces tenían clavos metidos por la frente.

El arqueólogo sevillano D. Antonio Cisneros y Lanuza había escrito una memoria de las excavaciones sobre los restos hallados en Itálica, atribuyéndolos a criminales o quizás a mártires, pero la tal Memoria se perdió.

D. José Rodríguez afirma que en su finca de Alcantarilla, en unas tumbas aparecieron cráneos atravesados por clavos. En una de las tumbas había un esqueleto de varón con una moneda de Magno Máximo entre las rodillas y un grueso clavo de hierro entre los pies, quizás atravesando los talones.

Cerca de esta tumba es donde apareció el cráneo perforado con el clavo que fue remitido a OLORIZ. Calculó en 1.200 años la data de la muerte del sujeto. La moneda de Magno Máximo fue datada en 383-388, aunque no se puede afirmar que sea esa la fecha de la tumba, sino algo posterior, de principios de la dominación visigótica en España (siglo V d.J.C.).

El clavo atravesaba la calavera descubierta en Itálica desde el parietal derecho a un centímetro por encima de la escama del temporal en su parte media. El orificio medía l2.5 mm. de delante atrás y ll.5 mm. de altura. No había el menor indicio de fractura que arrancase de la perforación ni señales de haberse desprendido fragmentos de la lámina ósea interior o vítrea en sus inmediaciones. Los bordes de la perforación estaban como limados por el roce al contacto con el clavo, que era de cobre, sin aleación, muy alterado por la oxidación, con una gruesa capa de oxicloruro de cobre hidratado (atacamita) y medía 88 mm. de longitud por 4 mm de anchura el promedio del astil y 21 mm. en la máxima dimensión de la cabeza, pero su longitud debió acercarse a los 12 cm. ya que su extremidad estaba rota. El tallo era de cuatro caras y estaba ligeramente doblado hacia su mitad.

El cráneo era de un varón de 25 a 30 años con gran mandíbula y l698 cc. de capacidad craneal, es decir grande. El tipo era mediterráneo, pero indígena de la región, dolicocéfalo y con una estatura aproximada de l.54 a l.55 metros.

La cabeza del clavo, cuadrilátera y aplastada, de factura basta, parecía labrada con martillo. No había agujero de salida. Se deduce que el clavo fue hundido poco después de la muerte, aún con las partes blandas o aún en vida del sujeto. No se intentó causar la muerte con este clavo. Si se hubiese tenido una intención de matar se hubiese hundido en la sien.

¿Cuál fue el objeto de este clavo? se preguntaba OLORIZ. ¿Suplicio, ideas supersticiosas, expiación? No se decide por ninguna y termina su informe diciendo que quizás se intentó marcar con un clavo la fecha más importante en la vida de un hombre que es la de la muerte, el paso a una nueva vida, idea que no le parecía descabellada.

FLORIANO CUMBREÑO (1926) publicó un pequeño informe sobre la necrópolis judaica de la ciudad de Teruel excavada por él y al describir las tumbas, a la altura del vientre se encuentra sin excepción una piedra. Uno de los cadáveres apareció con la cabeza dentro de una olla. Esta necrópolis judaica de la Aljama de Teruel se denomina en los documentos de la época (siglos XIII, XIV y XV) Fossas o Honsal de los judíos probablemente la única que existió en Teruel de esta religión.

En 1933 BLAS TARACENA (TARACENA, 1933) publicó su trabajo “Cadáveres atravesados por clavos en el cementerio judío de Deza, Soria”. En él menciona las tumbas paganas de Belo (Cádiz) en las que se encontraron clavos en el sepulcro de Argando y Davela, encontrado junto a Riba de Sahelices (Guadalajara). Cree que los clavos obedecen a un motivo religioso. En Vilars (Gerona) se encontró un cráneo eneolítico atravesado por un punzón de cobre.

En la necrópolis romana de Carmona se encontró un cráneo atravesado por dos clavos. También en una tumba romana de Bullas (Murcia) y en otras varias de Medinaceli que cita TARACENA, como las de Puig Castellar de las que habla OBERMAIER (1928). Todos son casos que no pasan del siglo IV a V a.de J.C. y los explica como supervivencias de ritos mágicos de origen prehistórico semejantes a la trepanación post-mortem y quizás relacionados con la curación de enfermedades padecidas en vida.

Hace mención Taracena de los cráneos de El Pedregal (Guadalajara), los del Osario de los judíos de Sigüenza, los de Aguilar de Anguita, la necrópolis rupestre de Valdenebro (Soria) descrita por Loperráez en la que se halló un cráneo casi empedrado de clavos como tachuelas. Y por último, los excavados en el castillo de Sagunto, once esqueletos con el cráneo rodeado de cuatro clavos en nimbo radial y junto a las articulaciones de brazos, piernas y en los pies.

A todos estos añade Taracena la necrópolis de Deza (Soria) excavada por él en el “Cerro de los judíos”. En 38 de las 57 tumbas excavadas había 8 de niños, 3 de púberes y 27 de adultos, varones y hembras, hallándose 600 clavos en total; en la que menos, cinco y en la que más 37 clavos, todos de hierro, de cabeza circular, de 3 a 6 cm de longitud. El escaso ajuar era de claro origen judío.

La disposición de la mayoría de los clavos indica que fueron clavados en el cuerpo del difunto seguramente en pleno rigor mortis. El de la tumba nº 28 tenía un clavo introducido en el conducto auditivo derecho y la nº 35, un clavo de 55 mm hincado totalmente en parietal izquierdo. La nº 50 que era la de un joven, tenía un clavo de 40 mm clavado entre la tercera y cuarta vértebras. Eran abundantes los clavos en las articulaciones (codos, cabezas de húmero, manos), sobre la sínfisis del pubis y otras zonas del esqueleto. Frecuente también fué hallar clavos hincados entre la tibia y el peroné y a veces dos en cada pierna. Alguno tenía hasta l4 clavos entre los huesos de los pies.

Dice TARACENA que se trata de esqueletos de judíos que vivieron en el siglo XII y XIII y “al no encontrar en la mayor parte de los huesos largos lesión producida por estos pequeños clavos que sólo atravesaban paquetes musculares, fuerza a pensar que para introducirlos se aprovechó la rigidez cadavérica y que se trata de actos sufridos post-mortem”. Piensa que fueron enterrados sobre parihuelas, y los clavos servirían para sujetar el cadáver a la parihuela. ¿Pero y los que atravesaban el cráneo?

La imprecación tan común en La Rioja, Aragón y en Umbría (Italia) de “Clavado te veas como judío”, parece estar en relación directa con este rito funerario.

TARACENA no se explicaba cómo puede ser un ritual judío cuando sus leyes son muy estrictas y les hace sentir horror por los cadáveres (ya lo contaba San Jerónimo) y respeto absoluto por los muertos (El Talmud, Maimónides) que proscribe tocar a parte alguna en los cadáveres excepto los cabellos que pueden ser cortados por los padres para guardarlos como recuerdo.

La única explicación posible es la que ya apuntó OBERMAIER del “Cadáver vivo”, es decir, el poder que tiene el muerto de abandonar la tumba y actuar contra los vivos por lo cual es preciso el aniquilamiento del cadáver, sujetándole en la tumba con los clavos a los lugares adecuados.

Esa clavazón preventiva contra el maleficio del cadáver vivo no explica los clavos en la cabeza, corazón y pubis que interpreta como un rito expiatorio de faltas cometidas en vida.

Queda sin explicación aparente la coexistencia en los mismos cementerios de otras tumbas en las que no aparece ningún clavo. Cree finalmente que el rito de los clavos es una ceremonia de remoto abolengo que perduró en nuestra Península hasta el siglo XIII y que especialmente arraigó en el pueblo judío.

CANTERA (F.CANTERA, l953) describe los cementerios hebreos de España y señala la constancia de la aparición de clavos y cráneos clavados en ellos. Da también noticia del antiguo Fosal hebreo de Córdoba conocido desde que en 1931 y 1935 excavasen en él D. Enrique Romero de Torres y José Andrés Vázquez. Este último publicó el 4 de mayo de 1935 en la Revista Algo su trabajo “La Necrópolis hebraica de Córdoba”.

En las tumbas excavadas señala que cerca de los restos humanos se descubrieron numerosos clavos, algunos atravesando determinados miembros de los esqueletos.

CAMPILLO (1980) describe el cráneo clavado de Puig Castellar que hoy se encuentra en el Museo de Barcelona, con un clavo de más de 20 cm perpendicular a la base de la que sobresale 4 cm y sugiere que estuvo en una superficie, probablemente de la muralla. BOSCH GIMPERA lo ha fechado en el siglo III a. de Cristo. Estos cráneos de Puig Castellar fueron hallados por Ferrán de Sagarra en una fortaleza ibérica de la Edad de La Tène (SAGARRA, 1906).

Menciona los cráneos clavados de Ullastret (Gerona) que tienen un carácter ritual y no de castigo. Cita por último el Santuario de Roquepertuse en Provenza, cuyo pórtico se encuentra adornado con cráneos dentro de hornacinas y en ellas una veintena de cráneos clavados. Este templo fue destruido, según cuenta Gaspar Casas, por los romanos, en el siglo II a.de J.C. y Posidoneos de Rodas que visitó por entonces Marsella comenta la curiosa costumbre que tenían los bárbaros de conservar cabezas decapitadas y embalsamadas (CASAS, 1943).

La doctora Romero de la Osa, señala que en la época de la Inquisición se utilizaban agujas y alfileres para pinchar los ojos de las personas acusadas de brujería, cuyas cabezas perforaban desde un oído a otro con hierros candentes.

CARLOS DE LA CASA realizó también un estudio sobre los cementerios judíos sefardíes en España, encontrando clavos en todas sus excavaciones.

Según El Talmud, los criminales condenados a muerte por un tribunal judío no eran inhumados en la fosa de sus padres. El tribunal disponía de dos cementerios distintos: uno destinado a la inhumación de los lapidados o condenados a tragar plomo derretido en estado de incandescencia; otro para los decapitados o estrangulados. Si un excomulgado del rito judío moría antes de ser absuelto por el Bet Din o Tribunal religioso, era transportado a su última morada sin rito ni ceremonia alguna y era enterrado en un rincón del cementerio, separado de sus correligionarios. Aquellos que se suicidaban recibían el mismo trato. Las mujeres de costumbres livianas, así como los calumniadores o traidores eran transportados al cementerio de la misma manera y sus familiares no tenían por qué guardar luto. Las costumbres sefardíes estaban completamente impregnadas de supersticiones de toda clase, por lo que no es de extrañar que el clavo representase una de tantas y uno de tantos ritos funerarios.

En todo lo expuesto podemos encontrar todas o casi todas las posibles explicaciones plausibles sobre este ritual de los clavos y las cabezas clavadas, pero ya el hecho de que existan muchas interpretaciones parece dar a entender que ninguna de ellas es totalmente satisfactoria. Se echa en falta algún documento de la época que hable de esta costumbre, pero no dudamos que algún día tal documento aparecerá y confirmará alguna de las hipótesis expuestas.

Resumiéndolas, podemos decir que entre los motivos de la presencia de clavos encontrados en sepulturas y cráneos, se ha pensado en: la superstición, motivos religiosos, rituales judiciales, martirio, suplicio, aniquilación del muerto vivo o prevención de aparecidos y vampiros, curación de enfermedades padecidas en vida en forma incurable, ritos mágicos, abrir una puerta para la salida del alma, impedir que el cadáver se convierta en un “zombi” (cadáver vivo capaz de hacer daño a los seres humanos vivos) o expiación de pecados cometidos en vida.

Creo que en ninguna parte hemos visto señalada otra idea que no es desdeñable y es el temor que siempre ha existido, y especialmente en la Edad Media, a morir enterrado vivo, a ser enterrado en vida. Fue tan grande este temor durante la Edad Media que se disponía de una cláusula testamentaria por la que se pedía que después de muerto el sujeto se le abriesen las venas para ver si aún corría sangre por ellas y se asegurasen así de que estaba muerto y no en trance cataléptico o similar, producido muchas veces por un accidente vascular cerebral. El clavar la cabeza pudo ser también, si no en todos, en algún caso, un deseo expreso del difunto o de sus familiares para asegurarse de que estaba realmente muerto o de que si estaba aún vivo, no pudiese revivir dentro de la tumba o convertirse en un mazzikin o espíritu maligno desencarnado.

El enigma de los cráneos clavados como puede verse continúa y todavía habrá que escribir e investigar mucho sobre este apasionante tema de la Antropología Médica y Forense.

Amanecer en el Valle del Draa

No pases la noche en Zagora. Haz el viaje por tu cuenta, sin guías turísticos y sin autocares y lleva contigo una tienda de campaña y un saco de dormir. En nuestro caso, encontramos un extraño lugar donde un solitario hombre nos permitió pasar la noche en una especie de balcón natural al rio Draa.

Amanecer en el Valle del Draa
Amanecer en el Valle del Draa

El río Draa nace de los uadis Dades y Uarzazat, que a su vez tienen sus fuentes en el Alto Atlas. Se abre paso entre los montes Saghro y Siroua, en el macizo del Anti Atlas, hasta perforar el cañón de Kheneg Taghia, a la salida del cual, y tras la ciudad de Agdz, empieza el valle del Draa propiamente dicho, que durante 200 kilómetros constituye un oasis ininterrumpido de verdor, contrastando poderosamente con las resecas y rojizas montañas circundantes. Se trata de una larga y hermosísima sucesión de palmerales y de huertos cultivados, que están jalonados cada cierto tiempo por un buen número de impresionantes ksur construidos en adobe. Entre estas poblaciones destacan la moderna Zagora y la apartada Mhamid, la ‘puerta del desierto’. Lo corrobora un cartel instalado donde el asfalto de la carretera se interrumpe para dar paso a las dunas: ‘A Tombuctú, 52 días en camello’.

Defendidos por murallas, estos pueblos fortificados se elevan a orillas del desierto formando aglomeraciones de distinta importancia, y de muy original urbanización, con viviendas dispuestas en terrazas, decoradas con arcadas y balaustres, y punteadas por esbeltas torretas con almenas. Los ksur del Draa fueron construidos para defenderse de los invasores, pero su arquitectura alcanza cotas insuperables de belleza, en las proporciones de sus masas y vanos, la pureza de líneas y los juegos de luz y sombra de sus muros de adobe.

Los habitantes del valle del Draa son sedentarios pero han sentido la influencia de los nómadas del sur marroquí. La población está compuesta por árabes y bereberes de diversa procedencia, a menudo mestizados con gentes de razas de piel más oscura originarias del sur, quizá descendientes de esclavos traídos de Sudán o Etiopía, y se estima que su número llega a alcanzar los 80.000 habitantes. Existen también pequeñas comunidades de judíos en las ‘mellahs’ (o juderías) de algunos pueblos.

La vida de estas poblaciones depende totalmente de las aguas con que el Draa irriga este inmenso oasis longitudinal. El cultivo predominante en sus riberas son las palmeras, productoras de dátiles de la apreciada variedad ‘boufeggous’. Se cosechan asimismo cereales, legumbres y alheña (o henna). En el palmeral crecen además diversos árboles frutales, tamarindos, laureles y los primeros ejemplares de acacias que anuncian el gran sur de África.

Justicia en Boltaña en el Siglo XVII

(Original de Manuel López Dueso, publicado en el Programa de las Fiestas de la Convivencia de Boltaña, 2003)

La historia arranca en Boltaña (Huesca), en el año del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de 1615. El año anterior había habido malas cosechas, lo que incrementaba el número de casas pobres, que como se señala en algunos documentos “pasan con necesidad y pidiendo por las puertas”. La limosna, sentimiento cristiano, era ejercido por la Iglesia y las “casas” ricas sirviendo como freno a la tensión social que provocaba la desigualdad social. A tales hechos se puede unir un viejo conflicto, el del Concejo de Boltaña con los monjes de San Juan de la Peña y la “honor” de Matidero por los términos de Fartue y Pacosduerrios, que ya en 1576 había conducido a que el Justicia de Serrablo tuviera que intervenir para evitar que se produjesen muertes entre los vecinos de Boltaña y los de Matidero, donde se vieron implicadas cuadrillas de bandoleros, produciéndose asaltos y robos.

A comienzos de abril de dicho año, en la “casa del concejo”, donde solía reunirse tal asamblea, en la sala -la antigua biblioteca, en cuyas paredes aún restan, bajo capas de cal, restos de pinturas murales-, presidida por el Justicia, el cual era entonces Matheo Duesso, que portaba la vara que le identificaba como tal, y junto a él, los Jurados o consejeros de la Villa, elegidos anualmente, con su “ghia” o “chia”, banda que los identificaba como tales. Y junto a ellos, el notario, con sus folios, plumas y tinta, listo a levantar acta de lo que allí se decidiera.

Encadenados, empujados por el carcelero de la villa de Boltaña y acompañados de los Jurados de Sieste, comparecieron dos personajes, Pedro Sarrablo y Domingo Sasse, dos vecinos de Sieste, pues por ser Sieste lugar de la jurisdicción de Boltaña, debía juzgarlo el Justicia de Boltaña, según las “ordinaciones, estatutos y desafueros” de la villa, especie de reglamento local. Tras iniciar la sesión, encarándose a los reos y “criminosos”, el procurador fiscal de la villa, procedía a acusarlos de sendos robos. Así se iniciaba el proceso contra estos dos personajes, encarcelados en las “cárceles de la villa”, durante varios días, en que fueron interrogados testigos y realizadas diversas actuaciones judiciales.

Los dos presos eran lo que hoy llamaríamos unos “desgraciados”, rateros de poca monta, procedentes de casas pobres, cercanas a la necesidad de limosna, cuyo futuro les orientaba a este tipo de delincuencia de bajo nivel, o llevarles hasta el bandolerismo, aunque en casos estas familias o “casas” tendían a emigrar a alguna ciudad, donde sobrevivir mendigando y de lo que las instituciones eclesiásticas pudieran suministrarles. El delincuente era definido como una persona desprovista de temor a Dios, al Rey y a sus oficiales y en este caso al justicia de la villa, “reo y criminoso”, personas de “mal vivir”, pero que atenazados por la “fama pública” serían pronto acusados. Una “fama” que cuando resultaba “mala”, cuando eran “difamados” o “acusados” podía conducir a su identificación con el temido mundo de la brujería, que ya había provocado y provocaría varias muertes en Sobrarbe (en 1536 en Broto, 1544 en Laspuña o hacia 1620 en Bielsa), donde personas, por su “mala fama” eran acusadas de homicidios y envenenamientos, obra de “bruxas”.

A Pedro Sarrablo le acusaban de haber robado una noche los manteles de uno de los altares de la ermita de Sancti Espiritus -en 1651 se fundaría en dicha ermita un monasterio que hoy conocemos como el “sanatorio”-. Él señaló que dicho robo lo había cometido junto a un vecino de Castellazo, que fue quien le incitó, señalándole que el día 29 de marzo había habido mucha gente en dicha ermita y que el arca con las limosnas debía estar llena. En la noche, rompiendo los barrotes de una ventana, se introdujo en la ermita y robaron los manteles (cuyo valor superaba los 20 reales), que escondió el dicho Pedro en su casa y donde fueron hallados escondidos dentro de un urna. Uno de los testigos le acusó también de que hacía años había robado en Torrellola unos vestidos, que vinieron de dicho lugar a reclamar a casa del acusado, donde su mujer, quien nada sabía, registró la casa hallando escondidos los vestidos que devolvió. Sencillos hurtos, manteles y ropas para alguien que no debía poseer con que vestirse apenas.

A Domingo Sasé le acusaban de haber robado 10 ó 12 gallinas del rector de Sieste, así como otros tantos panes, y como señala el notario “que según los panes que se acostumbran a haber en esta tierra son de valor y estimación”, lo que viene a reflejar el hambre y lo escaso del pan, aunque no especifica si era pan blanco, de trigo, o de centeno o mixto, que era más común. Las gallinas, escondidas en una talega, fue pronto a venderlas, por Margudgued y Boltaña, para lograr deshacerse del botín. En las declaraciones de los testigos, que en muchas ocasiones no son más que los rumores que “han oído decir” o lo que la “fama pública” -qué diferente concepto de la “fama”, si hoy consideramos quienes son los “famosos” en este país-, uno de ellos le acusó de robar de un “molino farinero” que tenía, un “ceril/o de madera, destrales y maas”, así como otros bienes y leña, que recuperó en la casa de éste.

Mejor reflejo de su pobreza y de lo candoroso de sus delitos, queda reflejado en las declaraciones de los testigos donde le acusan de que hacía 3 ó 4 años, éste enviaba a su mujer a recoger olivas en los olivares de los vecinos. Estos sospecharon al verle en el torno de Boltaña en la molienda, preguntándole como es que si no tenía olivos, llevaba olivas a hacer aceite. Él respondió que se las había dado o vendido un sobrino suyo de Morcat, el cual, preguntado, respondió ser esto falso. Descubierto el engaño, Domingo Sasé arguyó que procedían de las que quedaban tras “abata lar” y las “cogidas” de la oliva llevadas a cabo por sus propietarios, (a los pobres se les permitía recoger las que restaban por el suelo tras las cogida de la oliva), pero debía ser tan elevada la cantidad que no le creyeron (“Se admiraban y espantaban que no podía racimor y recoger en cada un año tantas olibas como recogía”), y reunidos en Concejo los vecinos de Sieste, le obligaron a entregar 5 ó 6 “dozenas” de aceite para la “luminaria” de la iglesia de Sieste”. Otros testigos le acusaron de entrar en los huertos y robar hortalizas, así como de los árboles frutales, leña, y en la iglesia y la ermita de S. Espíritu, los cirios y cera.

La condena, aplicada por orden del justicia -asesorado por sus Consejeros para tales juicios-, consistió en que fueran “paseados y llebados por los lugares públicos y acostumbrados de la presente villa, con voz de pregón, llevando Pedro Sarrablo los manteles por él hurtados y Domingo Sase dos gallinas”. Un día siete de abril, por las calles de Boltaña, entre el polvo y el barro, avanzaría la comitiva, encabezada por el pregonero o “corredor público”, que iría proclamando al viento la sentencia, seguido por el carcelero y sus hombres, armados, mientras encadenados, cabizbajos, portando aquellos manteles y gallinas que eran prendas de sus delitos, Pedro Sarrablo y Domingo Sasé serían escoltados por grupos de niños que les empujaban, insultaban y arrojaban piedras, pellas de barro, restos de vegetales recogidos del suelo de las calles, correteando entre el grupo, expulsados por los hombres armados, entre las mofas, burlas e injurias de algunos hombres y mujeres y el silencio de otros vecinos. Además, serían desterrados de la villa y su jurisdicción, Pedro Sarrablo durante 6 años, y Domingo Sasé por 3 años (la diferencia se halla en el carácter “sacrílego” del delito de Pedro Sarrablo), debiendo pagar las costas del juicio y siendo azotados y desterrados a perpetuidad si volvían antes de tiempo a la villa. Hay que considerar que esto supondría para estos “delincuentes”, el vagar por el Reino, recurriendo a la mendicidad o al bandolerismo, mientras que sus mujeres, casi consideradas como viudas, “marcadas” por tales delitos, por la “fama pública” que les perseguiría en el pueblo, mal- vivirían de la mendicidad o se verían a irse del lugar junto a sus maridos.

No era una condena excesiva, pues como recuerdan los testigos, en los últimos años, habían visto azotar a dos “ladran es de la tierra /lana y un gascón, y otro gascón desterrado”, así como varias mujeres (¿acusadas de brujería?).

Otro testigo añadía haber visto “aorcar […] dos gascones que mataron al retar de Sieste”. En la memoria de las gentes de Boltaña, sólo se recordaban delitos cometidos por gentes foráneas, que no forman parte de la comunidad -las mujeres eran una parte marginal de la sociedad-. Unas ejecuciones y actos públicos del cual “disfrutaban” adultos y niños, como espectáculo público.

De aquella historia, de aquellos hechos, sólo quedan dos cuadernillos de papel en el citado Archivo, pero que nos hablan de otros tiempos, tal vez no tan diferentes de aquellos que se reflejaban en una dijenda del siglo XIX:

“No vayas ni por trigo a Vió,
ni por conciencia a la Solana,
ni por vino a la Ribera,
ni por justicia a Boltaña.”