Basílica de San Vitale

2005 – Ravenna, Italia

 

La Basílica de San Vitale de Rávena es uno de los templos más importantes del arte bizantino en todo el mundo y como otros de la misma ciudad, se reformó por deseo expreso del emperador Justiniano a partir de construcciónes anteriores, con el objeto de acelerar la integración de los territorios conquistados al imperio Bizantino. La obra se financió con el dinero del banquero Juliano Argentario, de origen griego, y fue supervisada por el arzobispo de la ciudad, Maximiano, quien la consagró en el año 547. Todos estos personajes aparecen en la decoración que se realizó entre los años 546 y 548, año de la muerte de la emperatriz Teodora. Estos mosaicos son el mejor ejemplo de las artes figurativas bizantinas y nos dan una idea de lo que pudieron ser las obras que fueron destruidas, durante la Querella Iconoclasta de los siglos VII y VIII, y con la caída de Bizancio a manos de los turcos. En San Vitale se han preservado, en el primer caso, porque Rávena se posicionó en contra de los iconoclastas y, en segundo lugar, porque ya no era bizantina durante la invasión turca. Por estas razones, las imágenes se salvaron de ambas catástrofes artísticas.

La Basílica es una obra clave y cumbre del arte de todos los tiempos.