Excentricidades en Dubai

Hace unas semanas he tenido la oportunidad de pasar 3 días en Dubai, en Emiratos Árabes Unidos, mi país número 60.

Sin tener en cuenta el calor (38 grados por la noche y 45-50 por el día) lo más remarcable del emirato son las ansias de sus gobernantes en demostrar la pasta que tienen, todo lo que pueden hacer con ella pero sobre todo en aglutinar toda una serie de excentricidades, muchas de ellas formando parte del Libro Guiness de los Records. A modo de resumen, ahí van unas cuantas:

  • Dubai Mall. Es el centro comercial más grande del mundo con más de 1.200 tiendas, muchas de las cuales de lujo y muchos restaurantes y “bares”… (lástima que estuvimos durante el Ramadán y estaban cerrados durante el día).
  • Acuario de Dubai. Ubicado en el Dubai Mall, tiene la pared transparente más grande del mundo con casi 33 metros de largo y 8,3 de altura. El grosor es de 75 cms y pesa más de 245 mil kgs.
  • Burj Khalifa. Es el edificio más alto del mundo (al que subimos el 31 de julio por la noche). Tiene 828 metros de altura y 160 pisos. La visita guiada hasta el piso 124 se realiza a través del Dubai Mall.
  • Tameer’s Princess Tower. Es el edificio residencial más alto del mundo con 414  metros y está ubicado en la Marina de Dubai, una especie de puerto deportivo muy pijo.
  • Palm Jumeira. Forma parte de un conjunto de 3 islas artificiales en forma de palmera que albergan chalets de lujo, tiendas y el Hotel Atlantis, una copia exacta del que hay en Barbados. Hay un tunel submarino para llegar hasta la isla la cual es gigante y es una de las más grandes del mundo hecha por el hombre.
  • Hotel Burj Al Arab. Es un gigantesco hotel de lujo construido en una isla artificial frente a la costa de Dubai que tiene 202 habitaciones con precios que varían entre los 1000 $ y los 27.000 $ por noche. El hotel tiene forma de vela de barco y su restaurante cuenta con un acuario gigante con lo cual mientras te  estás comiendo unos calamarcitos te puede estar pasando a un metro tuyo un tiburón inmenso.
  • Fuente de Dubai. Ubicada también en el recinto del Dubai Mall y muy cerca del Burj Khalifa, es una colosal fuente artística que combina coreografía y música y que está considerada (también) la más grande del mundo. Ciertamente vista en funcionamiento es espectacular.
  • Metro de Dubai. Como no podía ser de otra forma, el Metro de Dubai es también espectacular: estaciones ultramodernas (tanto a nivel interior como exteriormente) y limpias combinado con unos trenes automatizados que van sin conductor. Una de las cosas que más me llamó la atención son los vagones especiales para niños y mujeres a los que los hombres no tienen acceso.
  • Ski Dubai. Y por si no fuera suficiente, además, se han construido una pista de esquí indoor (lógicamente) de 22.500 metros cuadrados con una diferencia de temperatura superior a los 40 grados entre la pista y la calle. Totalmente excesivo.
Y podría continuar… por ejemplo el Emir tiene pavos reales paseándose por fuera de su palacio que se ven tranquilamente cuando pasas en coche por al lado, el parque acuático aspira a ser el más grande del mundo,… Todo esa ansia de hacer las cosas “más del mundo” y gastarse fortunas en excentricidades sin ningún sentido (las islas, por ejemplo, están vacías -no me extraña con el calor que hace-) me lleva a pensar que el que está detrás de todo esto debe tenerla muy muy pequeña… 
Dubai visto desde el edificio más alto del mundo
Dubai visto desde el edificio más alto del mundo

Deja un comentario