El Convento del Carmen o “Sanatorio”

Las primeras noticias que se tienen de la Iglesia y Convento son del siglo XVI. A un kilómetro de Boltaña camino de Margudgued, y a la derecha del río Ara se alzaba una iglesia llamada de Sancti Spiritus, por haberla poseído unos religiosos de este nombre, que luego desampararon. Hoy (1988) todavía podemos contemplar sobre la bóveda del altar mayor la pintura de una paloma, figura del Espíritu Santo. Otro detalle curioso que no podemos olvidar es que en el vigente callejero figura la dirección postal de la casa como calle del Espíritu Santo.

1910N01.gif

Pertenecía la Iglesia del Espíritu Santo a la diócesis de Barbastro, era obispo D. Diego Chueca, que proyectaba efectuar una fundación en la Iglesia de Ntra. Sra. de Bruis, que está en el sitio que llaman Tierra de Antona. No se pudo ejecutar este piadoso deseo. Pasó su Ilma. a Obispo de Teruel y antes de despedirse aplicó una de sus capallanías con tal que en Boltaña o en su comarca se fundase un convento de la Orden Carmeliana. Un señor hijodalgo de Boltaña, llamado don Miguel Sanchón, era el patrón de la Iglesia de Sancti Spiritus; interesado por la fundación y animado por el párroco del lugar, don Juan de Campo, ofreció a la religión el patronato de la Iglesia, sitio, casa y ayuda de trescientos escudos de limosna graciosa.

Por aquel entonces era obispo de Barbastro don Miguel Escartín. Tuvo alguna dificultad con la capellanía de Huesca, superadas éstas e informado por don Miguel Sanchón de la necesidad de religiosos en Boltaña y serranías cercanas para predicar y confesar, dió el permiso de fundación.

Por su parte, la orden del Carmen Descalzo planeaba una fundación en el Alto Pirineo Aragonés. Consultado el Provincial, Fray Juan de los Santos, envió dos religiosos a Boltaña para explorar el terreno, satisfechos, decidieron la fundación que se realiza el 2 de junio de 1651 contituyéndose una comunidad de 26 religiosos que abandonaron el convento en 1835 a raíz de la exclaustración. Entre el número de religiosos enterrados, unos catorce, destaca el venerable hermano Bartolomé de San Juan de la Cruz, cariñosamente llamado en la actualidad, Hno. Bartolo y al que tanta veneración se le tiene por la Orden Carmelitana.

Tras la desamortización, el Convento del Carmen se convirtió en villa particular. Cuando Lucien Briet llegó a Boltaña en 1907, “sólo pude comenzar mis recorridos después de asistir a una gran cena en casa de la señora del Val, así como a una agradable fiesta organizada por don Enrique Gistau -recientemente elegido diputado provincial- en su hermosa propiedad de Villa Carmen”.

Posteriormente, el convento pasó a convertirse en hospital o sanatorio, a cargo de “La Quinta de Salud La Alianza”.

Desde 2006, el Sanatorio es un hotel de lujo perteneciente a la cadena Barceló: el “Barceló Monasterio de Boltaña”.

Cosas que Tiré: Antena Olímpica

Esta antena tan bonita me la regalaron en 1992 cuando trabajaba para Motorola durante los Juegos Olímpicos. Pronto comencé a hacer pruebas con emisoras donde la frecuencia era cada vez más alta y por tanto cada día cortaba un poco de antena hasta que al final quedó inservible.

IMG_8737.JPG

La Perra “Ninosca”

“Ninosca” era el nombre de una artista de cine rusa y fue el nombre que se le dio a una perra que nació en Casa Cambra alrededor de 1950 y que un mes después se incorporó a la familia Sampietro, donde vivió cerca de 15 años hasta su muerte.

Su primer accidente

Cuando tenía 6 o 7 meses tuvo su primer accidente cuando se estaba descargando un fajo de alfalfa y se le cayó encima. El resultado de dicho accidente fue que se le rompió la pata delantera

Alberto Sampietro Garcés fue el encargado de atender al pobre perro. La cura consistió en utilizar una caña de cuatro dedos de larga, rajarla en cuatro trozos transversales y poner un trapo impregnado en pez hirviendo, todo esto alrededor de la pata de Ninosca bien atado. En plena cura, cuando el animal sintió el calor de la pez hirviendo decidió morder en la mano al veterinario accidental al que le sacó sangre.

Ninosca quedó un poco coja a raíz de este accidente pero podía correr y saltar igual que antes.

Cazando conejos

En su juventud aprendió a cazar conejos aunque durante toda su vida tampoco cazó muchos. Es posible que se guardará el secreto para si.

Casi siempre las cacerías se hacían con Antonio Sampietro Betato o con su hijo Alberto y en una de ellas, una vez que iba cómodamente sentada con las patas colgando en la parte delantera del carro de la familia, tirado por dos yeguas (Morena y Rubia), el conductor, en esta ocasión Alberto Sampietro Garcés, vio las orejas de un conejo entre unos matorrales.

Alberto cogió a Ninosca en brazos y le encaró la cabeza hacia el conejo. Cuando la perra lo vio, el corazón le dio un salto y Alberto la soltó en dirección hacia él.

Ninosca salió corriendo a toda velocidad hacia el conejo y cuando éste la vio, agacho la cabeza y la perra saltó por encima sin verlo. A pocos metros frenó dio media vuelta pero el conejo ya corría en dirección contraria y Ninosca no pudo alcanzarlo.

En otra ocasión, Ninosca fue sorprendida con un conejo entre las patas cuando Alberto Sampietro procedía a terminar una dura jornada de labranza y al ver que no venía fue a buscarla al campo vecino. En esa ocasión, el conejo terminó en la mesa de la familia en forma de “Paella de Conejo”.

Los cachorros de Ninosca

En los primeros partos de Ninosca, siempre se le quitaban todos los cachorros excepto uno porque siendo joven como era solo podía amantar a este uno, dada la dieta pobre en casi todo que tenía.

Con los años, se le quitaban todos los cachorros y se ponía en su lugar un cerdito de unos días al que se encariñaba rápidamente. Ninosca se encargaba durante las siguientes semanas de alimentar al cerdito. Era curioso que miraba más por la alimentación de los cerditos que de sus cachorros reales y siempre traía bichos que había cazado por el monte para alimentar a su “hijo”. Los bichos, traían también el mal olor a la casa. En una ocasión trajo una culebra muerta.

Con el tiempo, Ninosca, intentaba dar a luz en sitios más escondidos para ver si así no se cambiaban a los cachorros por cerdos.

En una ocasión, tras esconderle una vez más a sus cachorros, la perra desapareció y al cabo de cuatro días, se la encontró llorando al lado del río, justo en el sitio donde Ángela Garcés había lanzado al agua a sus cachorros.

El fin

Catorce o quince años después de su nacimiento, una mañana iban Ninosca y Antonio Sampietro Betato en la carretera de Margudgued a Boltaña, por el lado izquierdo la perra, y en el derecho Antonio.

Al ver acercarse el coche de línea Boltaña-Bielsa, Antonio le dijo a Ninosca que se estuviera quieta y la perra que entendió que se pasará al lado derecho de la calada, murió atropellada por el autocar.

Autor: Alberto Sampietro Garcés